BIZCOCHO DE ALGARROBA Y ESPELTA

Como los viajeros que nos visitan nos terminan preguntando las recetas de los dulces que ofrecemos en los desayunos, hemos decidido iniciar nuestra andadura en el blog escribiendo una receta de un sencillo bizcocho, pero gusta un montón, también a los peques.

INGREDIENTES

1 yogur natural sin azúcar (nosotros lo utilizamos ecológico)

Con la medida del vaso del yogur…

1 vaso de aceite de oliva

1 vaso de azúcar (lo puedes sustituir por sirope de agave)

2 vasos de harina (nosotros utilizamos espelta ecológica)

4 huevos

1 vaso de harina de algarroba (nosotros la utilizamos ecológica)

1 sobre de levadura o bicarbonato sódico o gasificante (lo que tengas)

un puñado de nueces (opcional)

bizcocho de espelta y algarroba

Quizá los ingredientes que menos suenen sean la espelta y la algarroba, por ese motivo voy a detenerme un poco en ellos antes de comenzar con la elaboración.

La espelta, también llamada escanda, lleva ya muchos siglos con nosotros aparentemente es similar al trigo, y es considerada como el origen de todas las variedades de trigo actuales.

La espelta es un cereal altamente energético ya que sus nutrientes principales son los carbohidratos aunque aporta menos calorías que la harina clásica de trigo, pero destaca sobre todo por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico con aminoácidos como la lisina, escasa en otros cereales. Siendo también una estupenda fuente de minerales y vitaminas sobre todo del grupo B. Aunque es más pobre en gluten que otros trigos panificables, sigue teniendo gluten, por lo que es un cereal que no deben de consumirlo los celíacos.

harina de escanda o de espelta

Aunque sí que se ha observado que personas que dejan de tomar alimentos que contienen trigo común y se pasan a la espelta notan mejoría en el caso de problemas de salud que padecían sin una explicación aparente, por lo que se está introduciendo como una alternativa tanto en aquellos que buscan variar los cereales que consumen escogiendo opciones más saludables, como a nivel médico y nutricional.

La algarroba es el fruto del algarrobo, un aromático árbol con una vaina o fruto de color castaño oscuro que puede medir hasta treinta centímetros y el cual contiene una pulpa con consistencia de goma, de un sabor dulce y agradable, la cual rodea unas pequeñas semillas. El árbol es originario del Mediterráneo Oriental (en Valencia  y España se le conoce como garrofera).

Hay dos tipos de algarroba: la de vainas negras y la de vainas blancas. A la blanca se le da un uso culinario, mientras que la negra se usa como alternativa para sustituir el  chocolate, el cual resulta ser un alimento muy nutritivo y mucho más bajo en grasas que el chocolate común, tiene tan sólo un 3% de grasa frente a un 40% que contiene el cacao.

harina de algarroba y sirope de ágave

Hoy haremos una pequeña introducción a qué es el sirope de agave, dedicaremos otro post a cómo utilizarlo en la cocina.

Se caracteriza por su potente poder endulzante, el doble que el azúcar común gracias a su composición principalmente fructosa en un 70% y glucosa en un 25% poseyendo más calorías que el azúcar común. Considerado como un excelente potenciador del sabor y el aroma, necesitamos añadir menos cantidad a nuestros alimentos para obtener el mismo sabor dulce, por lo que aparentemente se puede valorar como una alternativa más saludable para endulzar nuestros alimentos que el azúcar común.

Nosotros adquirimos todos estos productos ecológicos en Biodieta (también tienen venta on-line).

Los yogures ecológicos que nos encantan son los de Casa Grande de Xanceda, también los tienen para los peques (junior a partir de 12 meses) a nuestra hija le encantan.

yogur ecológico casa grande de Xanceda

ELABORACIÓN DE LA RECETA

  • Primero separar las yemas de las claras y en un bol grande mezclamos las yemas con el yogur y el azúcar, hay que mezclar muy bien para que quede una masa lisa y nada arenosa. Yo lo mezclo con varillas eléctricas. Añadimos el aceite y volvemos a mezclar.
  • Ahora añadimos la harina de escanda junto con la levadura tamizada y volvemos a mezclar.
  • Ahora añadimos la harina de algarroba y volvemos a mezclar muy bien hasta que todo esté bien integrado.
  • Las claras las batimos a punto de nieve con una pizca de sal y cuando estén listas las añadimos a la mezcla despacio e integrando bien la mezcla. Tiene un aspecto muy esponjoso, parace mousse de chocolate. Ahora podemos añadir un puñado de nueces.
  • Untamos un molde con mantequilla, para que nos sea más fácil quitarlo del molde.
  • Echamos la mezcla en el molde, con el horno a 180º  unos treinta y cinco minutos, comprobar el grado de cocción con una varilla metálica, el tiempo puede variar según cada horno.

Dejar enfriar y sacar del molde, ya está listo para poner en tus desayunos o meriendas.¡¡¡Qué aproveche!!! Esperamos haberos inspirado.
desayuno en El Encanto de Picos de Europa

 

Sonia Fernández Fouz

Constante y creativa. Estaría viajando con mi familia toda mi vida. Mi objetivo es aprender algo nuevo todos los días.

No se admiten más comentarios